viernes, 17 de febrero de 2012

Solidaridad desde Oviedo

La Nueva España de Oviedo nos acerca estas colaboraciones con la Campaña "Tapones para Aitana" en la capital del principado.

 Varios colegios ovetenses colaboran en una campaña para costear la operación en Boston de una niña de 11 años.

E. VÉLEZ
Cada vez más ovetenses salen de casa con las llaves, la cartera, el móvil y «la bolsa de los tapones». La recogida de tapas de plástico equivale a costear la operación de Aitana García, una niña zaragozana de 11 años afectada por una rara cardiopatía congénita, en el Hospital Infantil de Boston.

La campaña «Una sonrisa para Aitana» ha despertado la solidaridad de toda España. El alto precio de la intervención, de cerca de 200.000 euros, obligó a los padres de la niña a buscar fondos rápidamente. La fórmula encontrada consiste en almacenar el mayor número posible de tapones para una recicladora de Navarra. Una tonelada de tapas de plástico válidas para el reciclaje equivale a 200 euros, así que a más cantidad más dinero. El sistema de recogida y envío es sencillo. Los botes de champú o los tubos de pasta de dientes entre otros productos tienen tapones, por lo que cualquier persona puede encontrarlos en su casa para, a continuación, mandarlos a la recicladora. La Fundación Seur ha habilitado un servicio gratuito de recogida y entrega de tapones a Navarra y más de 800 colegios de todo el país se han unido a la iniciativa.

Un grupo de niños del Colegio Poeta Ángel González
 enseña los tapones. luisma murias
En Oviedo alrededor de una docena de escuelas almacenan tapones de plástico en sus instalaciones. El centro Poeta Ángel González, en La Corredoria, puso en marcha la campaña hace dos meses. «Hemos llenado cuatro sacos de 50 kilos cada uno y cada vez recibimos más tapones», explica la secretaria de la Asociación de Madres y Padres (Ampa), Natalia Cancedo. Los vecinos acuden de lunes a viernes cargados de tapones. «No sólo traen lo que tienen en casa, sino que también recogen lo que encuentran en la calle», explica Cancedo. El colegio anuncia la recogida de tapones en su página de Facebook, que cuenta con 420 personas inscritas. Según los representantes del Ampa, «al principio eran los padres, profesores y vecinos los que participaban, pero ahora hasta los niños dejan los tapones de las botellas de agua que se toman en el recreo porque están muy solidarizados con Aitana». Los padres del colegio han solicitado al centro colocar en el exterior del colegio los recipientes de almacenaje durante el horario lectivo «para difundir la información en el vecindario».

El Colegio La Milagrosa, en Marqués de Pidal, lleva 15 días recogiendo tapones. «Me lo comentó una madre y, después de comprobarlo, el colegio pensó que era una buena idea», comenta la secretaria de la escuela, Rosa García. La Milagrosa tiene «siete sacos de tapones almacenados que todavía tenemos que pesar» y en los próximos días se pondrá en contacto con la Fundación Seur para que vayan a recogerlos al centro educativo. Según García, «al principio colocamos un pequeño recipiente, luego tuvimos que poner una caja y, por último, bolsas de gran capacidad en el comedor del colegio porque no dábamos abasto».

La campaña nacional «Una sonrisa para Aitana» comenzó en julio del pasado año y, hasta el momento, ha recaudado 336.570 kilos de tapones, es decir, 1.136 toneladas, que equivalen a un importe de 99.771 euros para salvar la vida de la niña zaragozana.

El Colegio Baudilio Arce, en Guillermo Estrada, también participa en la iniciativa solidaria desde hace meses. La página web del centro, «La hoja del Arce», trata de concienciar a los alumnos sobre la importancia de la recogida de tapones: «Colabora, no te cuesta nada. Date cuenta de que el vertedero de Cogersa que fuimos a visitar estaba lleno de envases de plástico con sus tapones puestos».

Aitana García vive en la localidad de Tarazona, en Zaragoza, y, debido a sus malformaciones cardiovasculares y pulmonares, fue intervenida quirúrgicamente en cuatro ocasiones. Diferentes especialistas médicos españoles aconsejaron a su familia una complicada operación de conexión entre varias arterias pulmonares y el ventrículo derecho del corazón, que únicamente puede realizarse eficazmente en el Hospital Infantil de Boston. Los responsables de la campaña de la Fundación Seur aseguran que «es imposible calcular todos los envíos que recibimos, pero es una auténtica avalancha solidaria».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada